Evade Fiscalía General del Estado su responsabilidad en la tardía de la activación de la alerta Amber en el caso de la desaparición de Estefany Yureimy, menor de 9 años que se encontraba bajo el resguardo de la Casa Hogar Dulce Refugio.

En entrevista colectiva ofrecida horas después de haberse localizado la niña, el fiscal Jesús Figueroa Ortega, señaló que el problema «fue descuido de la Casa Hogar donde la niña era resguardada» por problemas familiares, ya que tanto su madre como su padre tienen antecedentes de problemas con el narcomenudeo.

Al ser cuestionado por la tardanza en la activación de la Alerta Amber, defendió el trabajo de la Fiscalía al asegurar que cada vez que llega una denuncia de desaparición «no pueden inmediatamente emitir la alerta porque en ocasiones nos ha ocurrido que va un familiar y nos denuncia la desaparición de una persona, empezamos nosotros con las investigaciones, oficios, muchas llamadas para solamente una persona a todas las dependencias, a los hospitales, a los centros de reclusión y resulta que el familiar desaparecido estaba con otro familiar».

Por ello les marca el protocolo que se esperen ‘ciertas horas’ para después emitir una alerta, aunque en esta ocasión fueron 3 días después de cuando recibieron la denuncia por una joven colaboradora de la Casa Hogar. «La situación fue que el Centro no nos había reportado el hecho y necesitábamos tener la certeza de la situación», aunque la denuncia tiene fecha del 21 de mayo y fue tomada por el MP alrededor de las 17:00 horas según el testimonio de la joven denunciante «llegué como a las 2 de la tarde y me atendieron casi a las 5». El fiscal dijo desconocer la hora en que la reportaron pero insistió en que la desaparición fue desde el 20 como lo marcó la Alerta, mientras que la directora de la Casa Hogar indicó que fue el mismo 21 tomando en cuenta que la menor fue canalizada por el DIF el 20.

Figueroa Ortega apuntó que el organismo no es responsable de investigar las casas hogares, albergues o anexos puesto que eso es facultad del DIF, y aunque se tiene antecedentes de otro escape de dos adolescentes hace un par de años, no hay una investigación formal sobre este espacio de asistencia social.

Foto Claudia Castro