Hija, escucha, tu madre está en la lucha, hijo escucha tu madre está en la lucha, hermano escucha tu familia está en la lucha”, “Dónde están, dónde están, nuestros hijos dónde están”, se escuchaba sobre la calle Madero bajo el fuerte sol, a alrededor de 200 personas cargando pancartas, fotografías, mantas; pero sobre todo un dolor y angustia por la ausencia de sus familiares que desde hace años desaparecieron y otros tantos fueron encontrados sin vida pero sin acceso a la justicia.   

Una vez más el “Colectivo Buscando Personas, Verdad y Justicia”, el Observatorio de Violencia Social y de Género (OVSGA) así como sociedad en general, tomaron las calles este 30 de mayo en exigencia al Gobierno del Estado, a la Fiscalía General del Estado y a todas las autoridades encargadas de la procuración de justicia; a cumplir con sus obligaciones y generar investigaciones acordes a los protocolos nacionales e internacionales con personal capacitado sin violentar los derechos humanos de las víctimas y sus familias.

Al recorrer el centro de la ciudad, los transeúntes detenían su paso para integrarse a la exigencia, algunos abrazaban a las familias otros gritaban “Justicia”, lo cual llega a ser un elemento de gran apoyo para quienes por años han luchado por localizar a sus hijas, hijos, hermanos. “La gente ya no es tan dura ni nos ignora, sabe que esto no es aislado, que la gente desaparece, que a la gente la asesinan y las autoridades no hacen nada, hay una impunidad terrible en nuestro estado”, expuso la madre de Fernando Saúl, joven desaparecido y encontrado  sin vida en octubre de 2016.

Al llegar a las puertas del Congreso del Estado, el contingente se detuvo unos minutos para nombrar a las mujeres y hombres desaparecidos y quienes han sido víctimas de feminicidio y homicidio, “Congreso escucha, estamos en la lucha” externaron al tiempo de exigir leyes más severas para las y los funcionarios que detienen o son omisas en las investigaciones.


Durante casi una hora se colocaron en la entrada de Palacio de Gobierno, exigiendo una audiencia con el Ejecutivo Estatal, situación que no sucedió, ningún representante del funcionario bajó a recibir a los familiares, “Ya no son casos aislados, escúchenlo, véanlo” gritó la madre de Andrea Nohemí, víctima de feminicidio en 2012.

Violeta Sabas, coordinadora del OVSGA, reclamó a las autoridades del Estado sus omisiones, su falta de interés y capacidad para atender el tema de la desaparición de personas, feminicidios y homicidios: “Seguimos tomando las calles porque nuestras exigencias han sido ignoradas, porque la omisión, la impunidad que diariamente permea en cada una de las dependencias hace que la única forma de decirle a la sociedad del dolor que sentimos, la impotencia por cada hija e hijo desaparecido o asesinado. Todos sus acercamientos no han tenido ninguna respuesta”.

La hermana de Marco Antonio de la Torre desaparecido en abril de 2018, enfatizó en que la indiferencia le da más fuerza a la delincuencia, cuestionando el por qué uno de los servidores públicos que están a cargo del caso de su hermano está investigado por estar coludido en un caso de desaparición forzada, “no es justo, y es hora que no nos pueden dar una audiencia para ver qué pasa, queremos respuestas señor gobernador, señor fiscal”.  

La madre de José Guadalupe, joven desaparecido desde el 8 de mayo de 2011 en Puerto Vallarta, Jalisco; reiteró en que no se trata de casos aislados, sino de muchos más que no están presentes por miedo o por tanto dolor pero que siguen con la esperanza de tener a sus familiares en casa de nuevo, “somos muchos más que exigimos verdad y justicia para todos, esta madre afligida tiene 8 años sin saber de su hijo, tenemos tristeza, agonía, y eso no le importa al gobernador ni al fiscal”.

Madres de otros casos externaron su rabia, su dolor, su angustia  y reclamo total por no tener avances en las investigaciones de los homicidios y feminicidios de sus hijas e hijos, “la Fiscalía no ha hecho lo que les toca, por eso estamos aquí porque no nos hacen caso, es su obligación, hagan su trabajo, por favor, ¡escuchen!”.


Foto Claudia Castro